LIMPIEZA DEL HIGADO

El hígado es uno de los órganos más grandes del cuerpo (después de la piel), es de crucial importancia en la medicina oriental ya que lleva a cabo una larga lista de tareas de las cuales dependen muchas funciones del cuerpo. Entre estas tareas se encuentra la importante labor de filtrar alrededor de un litro de sangre por minuto (cuando está saludable), el hígado depura hormonas, sustancias químicas, gérmenes, alérgenos, bacterias, medicamentos, toxinas, etc.El hígado también realiza la función de mantener la proporción de glucosa, proteínas, grasas, colesterol, vitaminas y hormonas, además de que ayuda a utilizar los nutrientes de los alimentos, aprovechando y reciclando el hierro, facilitando la asimilación de lo que comemos segregando más de un litro de bilis al día, incluso participa de forma importante en un adecuado y óptimo funcionamiento del sistema inmune.Síntomas de un hígado deficiente o enfermo:3 hierbas poderosas para sanar y mantener saludable el hígadoMalas digestiones, gases, dolor de hígado, inflamación del vientre, dolor de cabeza, mareos, depresiones, incapacidad para concentrarse, urticaria, erupciones cutáneas, mal humor, hipoglucemia, mal aliento por las mañanas, asma y necesidad de comer azúcar.Hay muchas formas de cuidar al hígado, mantenerlo joven y sanarlo de forma natural. Una dieta baja en grasas y productos de procedencia animal, evitar alcohol y procesados, refinados (azucares, harinas, pastas, etc.), así como mantener una vida con buen descanso, bajos niveles de estrés y con ejercicio, son algunas claves para mantenerlo fuerte en todas las etapas de la vida. Sin embargo, además de lo anterior, podemos apoyarnos en la poderosa medicina herbolaria, la cual no sólo ayuda a sanar y a mantener nuestro hígado saludable, sino que ayuda a estimular la capacidad auto-curativa del cuerpo sin dañarlo ni causarle dependencias o debilitarlo.Es importante no tomar las infusiones con la comidas ya que obstruyen la absorción del hierro de los alimentos. La hora adecuada para las infusiones es después de media hora de haber comido, o en ayunas cuando es necesario, o antes de acostarse.Cardo mariano: uno de los mejores remedios para el hígado (conocido como guardián del hígado), puedes beneficiarte de esta hierba en ensaladas (cruda y tierna) o en infusión. Ayuda a sanar hígado y vesícula, desintoxica, protege y reduce inflamaciones del hígado, además de ayudarlo a reparar tejidos dañados y eliminar venenos biológicos. Cuando el hígado no elimina o neutraliza sustancias dañinas el hígado se daña y deteriora. El cardo mariano previene y ayuda al hígado a eliminar estas sustancias además de que lo protege contra sus agresiones, resguarda al hígado de drogas, alcohol, hongos venenosos, sustancias perjudiciales, etc., ayuda a eliminar exceso de hierroque daña el hígado y es un potente antioxidante que lo repara y regenera, además de que protege contra la diabetes, lo desinflama, baja el colesterol nocivo y estimula sus funciones vitales.  Toma una dosis de 250mg al día para proteger el hígado y combatir diabetes y otros daños hepáticos.Diente de León: un fuerte depurador sanguíneo, ideal para descongestionar el hígado, un tónico general para el cuerpo con propiedades antiinflamatorias, laxantes y reparadoras. Es un tónico amargo y vesicular. Consume esta planta en ensaladas frescas o en polvo (mezclado con zumos) o infusión. La dosis varía alrededor de 500 y 2000 mg al día, según la dolencia. Una cura con diente de león es beber 3 tazas al día pero no junto con las comidas sino 30 minutos después de comer.Alcachofa: tónico amargo con propiedades protectoras y regenerativas del hígado, depura la sangre y ayuda a mejorar las digestiones, combatir urticaria, alergias, acidez, gases, mareos, fatigasin saber porqué, hinchazón abdominal, etc., síntomas de un hígado en mal funcionamiento.Previene hepatitis, insuficiencia hepática y problemas como diabetes, excelente para bajar de peso y eliminar colesterol nocivo y a bajar azúcar de la sangre. Además, posee propiedades que estimulan la producción de bilis y drena la vesícula, por lo que previene y combate la formación de piedras vesiculares. La mejor forma de consumir la alcachofa es comerla en ensaladas, bien limpia y cocinada con un poco de sal. Se debe rascar la carne con los dientes directamente de la hoja. Además, te puedes preparar una infusión con hojas de alcachofa, hirviendo en una taza de agiua 10 hojas de alcachofa. Recuerda no endulzar con nada para mejores resultados. Evita al máximo utilizar cualqueir tipo de azuar, incluso el azucar de dieta, que es muy nocivoa para el hígado. En el mercado ya venden cápsulas de alcachfa las cules también son apropiadas para sanar el higado (consulta las dosis en el empaque).